Multisensory Marketing

Marketing multisensorial: dirigirse a los 5 sentidos

marketing dirigido a los 5 sentidosLos consumidores estamos expuestos a unos 200 mensajes publicitarios visuales al día, lo que ha reducido el poder de respuesta a ese tipo de estímulos. Por otro lado, el resto de los sentidos tienen una influencia más amplia, tanto consciente como subconscientemente, ya que estamos menos acostumbrados a acciones de marketing que se dirijan a ellos. Es por esto que creemos muy conveniente para las marcas centrarse en una estrategia de marketing multisensorial, es decir, dirigida a los 5 sentidos

En publicidad se suele pensar que lo más importante es que un anuncio sea agradable a la vista, pero lo cierto es que a la hora de convencer al consumidor no basta con dirigirse a uno de los sentidos. Un informe dado a conocer por Shullman Research Center hace hincapié en que si tenemos cinco sentido es por algo, de esta manera la estrategia más efectiva siempre será la que tiene en cuenta a todos ellos: vista, oído, olfato, gusto y tacto.

Si bien la vista es el sentido más importante para el 74% de los consumidores, el resto de los sentidos también tienen su importancia. Esta afirmación se hace notar en el caso de las firmas de lujo, ya que sus consumidores son los que menos priorizan el sentido de la vista en las campañas de marketing. Para estos la vista y el oído  pierden relativamente importancia en favor de tacto, gusto, y olfato.

Dirigirse a hombres y mujeres también cambia la importancia que tiene cada uno de los sentidos, ya que mientras el 85% de las mujeres coloca la vista como el primer o segundo sentido más importante para tomar una decisión de compra, solo el 79% de los hombres piensa lo mismo. Más parecidos son los datos en el caso del oído, el tacto o el olfato, pero difieren también en el gusto (un 21% de los hombres lo colocan como el primer o segundo sentido más importante, mientras solo un 17% de las mujeres opina lo mismo).

Especialmente en marcas de comida y bebida es una muy buena idea apostar a las experiencias multisensoriales, tácticas de marketing que van más allá de ensalzar “el sabor” o “la apariencia”, permitiendo que el consumidor interactue con los productos de formas diversas y utilizando todos los sentidos (por ejemplo, tocar los ingredientes con los ojos cerrados, olerlos antes de degustarlos, hacer música con ellos, etc).

Afortunadamente son cada vez más las marcas que logran impactar en sus consumidores apelando a sentidos poco habituales. Algunos ejemplos de lo mencionado son el olor a pan fresco en el supermercado o el aroma a madera dentro de los coches de lujo (aunque no haya nada de madera dentro).

¿Está tu marca lo suficientemente dirigida a los 5 sentidos de los consumidores?

¡Contactanos!